La cobija del presidente no alcanza…

por Horacio Zaldivar

La pobreza es el resultado de la Injusticia 

Lachito Barrio 

La cobija es muy pequeña y las prioridades del presidente son primero. Parece que los morenos políticos no lo han entendido. En realidad su encabronamiento por el austero presupuesto 2022, es que no habrá dónde meter mano al erario, por el contrario, quizás hasta salgan poniendo.

Zacatecas no es ni será la excepción en materia de presupuestos recortados por instrucciones del presidente. En la historia de México muchos, decenas de gobiernos han padecido estos recortes, y para no ir muy lejos la administración del exgobernador Ricardo Monreal es un claro ejemplo.

Los iracundos inconformes con sus exabruptos golpean a su gobernador enviando el mensaje que sin los recursos suficientes no podrá gobernar, ubicándolo como un mandatario limitado, acotado, sin las suficientes capacidades para un buen gobierno en épocas de austeridad. 

Desde la barrera se aprecia con claridad que los exigentes inconformes esperaban más, seguramente para meter mano al erario, pues dudo mucho que sea para beneficiar a una ciudadanía agónica, en terapia intensiva desde hace muchos años sigue esperando un buen gobierno, mientras tanto la mal llamada clase política sigue ostentando, mansiones, autos y motocicletas de alta gama, costosas prendas de diseñador, etc. 

La pobreza es el resultado de la injusticia. Los hombres y mujeres en el poder han sido injustos con los zacatecanos, llevándolos de la mano a mayores rangos de pobreza; hace casi un siglo los pobres son y siguen siendo el mejor negocio de políticos y gobernantes, es por ello su preocupación y ocupación por mantenerlos en ese precario estado social. 

Desde este espacio les decimos que eviten rasgarse las vestiduras, y asegurar que a Zacatecas se le faltó al respeto y no hay reciprocidad, muchos menos salgan con la demagogia barata: “mi lealtad es con el presidente y mi cariño con Zacatecas”. Si fuera por capacidades Soledad Luevano Cantú y Ernesto González Romo entre muchos, no estarían donde están.

Mientras siga habiendo injusticia, no habrá buen gobierno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *