Manda decir Ricardo Monreal

por Horacio Zaldvar



Dos hombres traicionados por 

la misma mujer son algo parientes.

Albert Camus 

Ante un caótico escenario en la disputa por el poder e incertidumbre de sus seguidores y mecenas, aunado a la falta de incumplimiento en los acuerdos, obligan a David Monreal a recurrir de nueva cuenta a su hermano mayor para intentar apaciguar la insurrección: “Manda decir Ricardo”. 

Después de 10 años de gestación, el “davidismo” sufrió un aborto inducido, intencional, a manos de las madres-parteras Julieta del Río y Verónica Díaz. La antinatura unión con fines de procreación de las aquí mencionadas, que en el proceso se perdió el producto (davidismo), ha incrementado la insurrección al interior de los úteros alquilados, que hoy pretenden regresar al orden bajo la premisa que las órdenes son de Ricardo Monreal. 

Ante las exigencias de centenas de oportunistas que al integrase al tercera campaña de gestación del “davidismo” reclaman un lugar en el gabinete y/o ser parte en la repartición del pastel, el fallido donante intenta, trata infructuosamente de explicarles que se les cumplirá, pero que tienen que ser pacientes y disciplinados a las peticiones de Ricardo;“ustedes sabe que siempre les ha cumplido”.

El “davidismo” nació muerto, abortó. El pequeño grupo que apostó por David ajeno al titular de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, tarde se dio cuenta que fue un craso error buscar cobijo y beneficios bajo la sombra del gobernador electo, en lugar de hacerlo con quien desde hace décadas condujo con acierto sus destinos.

Monrealistas de cepa y sus descendencias, siguen viendo a Ricardo Monreal como el líder al que hay que seguir, David lo sabe, y es por ello que atrincherado en un sinnúmero de excusas ante la ausencia en Zacatecas, fotografías y mensajes de apoyo del senador, David asegura que Ricardo seguirá siendo el líder ¡faltaba mas! quien lo ha nombrado como único, legítimo heredero y conductor del proyecto en Zacatecas hacia el 2024.

A pesar de las afirmaciones de David Monreal como presunto heredero y legítimo representante en Zacatecas del proyecto de su hermano Ricardo hacia la candidatura presidencial en el 2024, una sola palabra, promoción o intención de respaldo no han salido de la boca del gobernador electo en apoyo al proyecto de su hermano, solo promesas en su nombre, mientras que Julieta y Verónica no terminan de repartirse el pastel, perdón, quise decir el gobierno. 

Mientras tanto, las aviesas madres siguen alimentando, nutriendo la gestación de un nuevo híbrido, apoyadas en el alcalde reelecto de Guadalupe, que según afirman es el “consentido” de Ricardo Monreal, y del ahijado multimillonario Jorge Miranda, hoy alcalde electo de la capital, para llevar a Verónica Díaz y Julio César Chávez a un escaño en el 2024 y a Julieta del Río a la gubernatura en el 2027.

Las “madres del 6 de junio” como ahora se les conoce, han dejado en claro que sólo ellas decidirán los destinos de Zacatecas y que los seguidores de Ricardo Monreal, incluyendo a sus hermanos y su hija Eldaa Catalina tendrán que buscar espacios en otros lares, “en Zacatecas no caben” aseguran; sin embargo, David sigue hablando a nombre de su hermano Ricardo para salir del atolladero.

Pobre Zacatecas, tan lejos de Dios y tan cerca de las madres del 6 de junio…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *