Ante la inseguridad.y la violencia: ¿Y yo por qué?

por Horacio Zaldivar

Reyes o gobernantes no son los que llevan cetro, 

sino los que saben mandar.

Sócrates 

En reciente entrevista con el semanario Proceso David Monreal gobernador electo de Zacatecas, dejó en claro que en el tema de la inseguridad y violencia que azota a su estado natal no tiene siquiera la menor idea, ni intención para enfrentar esta responsabilidad constitucional.

Miguel Alonso y Alejandro Tello hicieron compromisos de devolver la paz al estado. ¿Qué garantía tienen los zacatecanos de que David Monreal sí lo podrá cumplir? 

Yo no pudiera ni me atrevería a decirles: “Yo tengo la solución mágica” o “lo voy a llevar a primer lugar (al estado) ahora en esto” o “vamos a acabar con esto”. Son muy irresponsables expresiones de esa naturaleza. Yo no me atrevería, dada la condición que existe.

Ante la respuesta de quien gobernará Zacatecas los próximos 6 años, vale la pena recordarle, que la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en su artículo dos que a la letra dice:

Artículo 2.- La seguridad pública es una función a cargo de la Federación, el Distrito Federal, los Estados y los Municipios, que tiene como fines salvaguardar la integridad y derechos de las personas, así como preservar las libertades, el orden y la paz públicos y comprende la prevención especial y general de los delitos, la investigación para hacerla efectiva, la sanción de las infracciones administrativas, así como la investigación y la persecución de los delitos y la reinserción social del individuo, en términos de esta Ley, en las respectivas competencias establecidas en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Con esta declaración del gobernador electo y “amigo” de López Obrador, queda claro que a él, mucho menos al presidente les interesa la seguridad de sus millones de gobernados; somos testigos que los delincuentes “no le hacen caso a sus mamás”, tampoco ha servido la política pública de “abrazos y no balazos”, que a la fecha ha generado más de 90 mil muertes producto de homicidios dolosos, incluyendo centenas de niños y adultos mayores.

Bien entonces, será que David Monreal y las madres del 6 de junio buscaron la gubernatura solo para “exprimir ” hasta donde alcance la bancarrota que Miguel Alonso, Cristina Rodríguez y Jorge Miranda dejaron a Zacatecas, y por supuesto, transitar hacia un incierto futuro en el que Morena, partido que secuestraron para llegar al poder, se encuentra en terapia intensiva.

Mirando hacia el futuro, será grotesco, deleznable, sospechoso, observar que el gobernador electo, las madres del 6 de junio, los integrantes de su próximo gabinete y sus familias seguirán sus vidas sin sobresaltos y a salvo de la violencia de la delincuencia organizada, mientras miles de zacatecanos, sus familias y descendencia seguirán siendo fatales víctimas de la inseguridad.

Nada es para siempre, no lo olviden…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *