Ricardo y el 2024

Por: Horacio Zaldivar

La civilización no suprimió la barbarie; la perfeccionó e hizo más cruel y bárbara.

Voltaire 

El titular de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República fue tajante en sus aspiraciones al 2024: Estaré en las boletas (…) Con o sin Morena; irá contra viento y marea, buscando la candidatura por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). La tarea no solo es altamente complicada, sino a los ojos de muchos misión imposible.

Ricardo Monreal habiéndose despojado de los arreos de bombero, y asumiendo los altos costos políticos y económicos que implicó llevar a su hermano a la gubernatura de Zacatecas, se alista para emprender la ruta hacia el 2024 en busca de la candidatura a la Presidencia de la República dejando a David y sus inseparables Verónica Díaz y Julieta del Río se desgreñen del chongo (literal) por el mando del gobierno.

El senador está consciente que ante la designación del gabinete de su hermano David, dejará centenas de muertos y heridos, como también igual número de resentidos ante las promesas incumplidas a políticos y empresarios de la construcción, adeudos que pasaron del departamento de “cuentas por cobrar” para terminar en la de “quebrantos”, por lo que muchos seguramente buscarán cobijo y sumarse a la campaña de Ricardo Monreal hacia el 2024 dejando atrás al “amigo” del presidente.

Para transitar hacia el 2024 Ricardo Monreal cuenta con su hermano Saúl, quien además de su hija Eldaa Catalina, además de ser su familia son los que le han demostrado ser sus mejores alumnos en el arte de la política, además lealtad a toda prueba. 

Por tanto, en esta ocasión no habrá perdón, olvido, ni tolerancia para aquellas, aquellos, que pretendan interponerse en el camino de Ricardo Monreal al 2024. Se acabarán los chantajes y condicionantes de quienes cercanos a David (léase Julieta del Río y Verónica Díaz), creyeron ingenuamente podrían jugar y ganar a la vencidas al aspirante a la Presidencia de la República. 

Sin embargo, resulta lamentable que los políticos estén más preocupados y ocupados por un lejano proceso electoral del 2024, mientras cierran los ojos ante la barbarie en Zacatecas, sus miles de víctimas y familias que siguen huyendo ante la apatía de quienes aseguran amar a Zacatecas. 

Terminó la elección, terminó el amor…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *