La tercera tampoco será la vencida

por Horacio Zaldivar

La victoria tiene un centenar de padres, 

pero la derrota es huérfana.

John Fitzgerald Kennedy

El predecible retorno del senador Ricardo Monreal a Zacatecas, no fue precisamente para que por enésima ocasión reprender a su hermano David, consciente que no cambiará, y quizás tampoco gane, por lo que después de casi una docena de obligadas sesiones de fotos con morenos candidatos, se reunió con quien realmente le interesa, su hija Eldaa Catalina y su hermano Saúl.

Durante esta visita, ya no se vio a un Ricardo Monreal enjundioso, intenso, convencido para defender de la nueva “infamia” a David. Sonriente pero parco, desayunó con su hermano vía Facebook Live y palabras más, palabras menos le deseó suerte; las infamias de la “guerra sucia”, “la pereza de David” y las “debilidades por las mujeres ajenas” terminaron por hartar al senador.

Al margen de las escasas imágenes con candidatas y candidatos de Fuerza por México, buscó con quienes sí puede platicar, analizar, confiar. Con esta reunión dejó en claro que con su hija y hermano tiene la certeza que juntos transitarán la ruta para el 2024, con nadie más.

Ricardo Monreal ha dejado a suerte a David, el que lejos de sumar, resta a sus aspiraciones con miras al 2024. La candidatura al gobierno de Zacatecas se ha convertido en un pesada loza, y más aún cuando sabe, está consciente que el ala radical lopezobradorista no lo dejará pasar, mucho menos llegar, aunque el presidente lo mencione junto con Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum, como posible candidato al 2024.

Políticamente hablando, a Ricardo Monreal dejó de interesarle la candidatura de su hermano David, aunque sigan utilizando su nombre como rentable franquicia y picaporte ante las instituciones. Comprendió y tarde, que es una caso perdido, pero eso no implica que el titular de la Junta de Coordinación Política del Senado no tenga en quien confiar la gran responsabilidad de construir la ruta hacia el 2024, y que seguramente estará en las boletas el día de la elección. 

Ironías de la vida. Mientras David Monreal intrigó, boicoteó y pateó bajo la mesa a su hermano Saúl y a su sobrina Eldaa Catalina, precisamente estos dos personajes serán los que le den miles votos que no pudo, que no quiso buscar, prefiriendo desde la comodidad de la socialité esperar que llegaran solos.

Tanto va al cántaro al agua, hasta que se rompe…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *