🎓 DESEAMOS DEJAR MUY CLARO QUE EL PT FUE EL ÚNICO PARTIDO QUE SE NEGÓ A ACOMPAÑAR LAS INICIATIVAS DE MOCTEZUMA:FEMAT

-PT vota en contra de la nueva Ley General de Educación Superior al considerar que es una Ley que no satisface las necesidades del pueblo de México.
-“Ven en la educación tan sólo un negocio, que miran a los estudiantes como consumidores y creen que la educación es una mercancía que puede venderse al mejor postor” Femat

Este martes, en el marco de la discusión y aprobación de la nueva Ley General de Educación Superior, a nombre del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo (GPPT) el diputado Alfredo Femat Bañuelos fue enfático al señalar que dicha propuesta impulsada por la Secretaría de Educación Pública (SEP) en nada ayudará a que se consolide la Cuarta Transformación de este país.

“Lamentablemente, lo que tenemos ahora es un dictamen que plantea transformar la educación en una industria, en un gran entramado de poder para vender conocimientos y aprobar exámenes. El exsecretario Moctezuma fue un actor relevante en la mercantilización y privatización de la educación, como representante de los empresarios y grandes transnacionales que ven en la educación tan solo un negocio, que miran a los estudiantes como consumidores y creen que la educación es una mercancía que puede venderse al mejor postor”, puntualizó.

Luego de dar a conocer que por esa razón el GPPT no apoyaría su aprobación, el legislador zacatecano lamentó que no se haya tomado en cuenta por los funcionarios de la SEP la propuesta que el PT impulsó en esta materia. “Nosotros diseñamos una iniciativa de Ley de acceso público y universal, para trascender la privatización, las injusticias sociales y la exclusión. En nuestra iniciativa privilegiamos la inclusión, el respeto, la solidaridad, la convivencia, la democracia participativa y la justicia social”.

Detalló que la iniciativa del PT se defendía y apuntaba una educación superior pública, laica, incluyente, gratuita y obligatoria. “Establecimos medidas necesarias para salvaguardar a las universidades e instituciones de educación superior públicas del desmantelamiento que pretenden los intereses neoliberales. Generamos controles para frenar la descomposición y la corrupción presupuestaria y fortalecimos la autonomía universitaria. Redefinimos la relación entre los sujetos titulares del derecho y los recursos para garantizar dicho derecho. Asumimos un paradigma garantista, con la encomienda de contribuir a la satisfacción de las necesidades de amplios sectores de la población mexicana”.

Dijo que desafortunadamente, la iniciativa de Ley que impulsó la SEP lo único que promueve es una educación de “sálvese quien pueda”, una educación ciega a las injusticias y a la desigualdad social.

Resaltó que el PT fue el único partido político que se negó a acompañar las iniciativas de Moctezuma al considerar que la educación es un derecho y no un privilegio.

Refirió que los procesos de cambio en la vida universitaria nunca se han dado desde arriba porque esas reformas fracasan y no tienen futuro. “Las reformas que prosperan son aquellas que logran involucrar a los sujetos sociales, una Ley de Educación Superior para este país debería de ser un detonante, una facilitadora del debate para saber que papel deben de cumplir las instituciones y las universidades públicas”.

Ante ello, dijo que lo que hoy México y los mexicanos necesitan es desterrar el modelo de universidad neoliberal, “porque ya el neoliberalismo demostró que es un sistema que no genera bienestar, que no genera prosperidad, al contrario, exacerba las diferenciaciones sociales. Hoy necesitamos universidades que hagan suyos los problemas de su entorno, no es posible que las universidades no se ocupen del problema de la inseguridad, de la pobreza, del problema de la desintegración familiar”.

Durante su intervención para presentar las 17 reservas que promovió sobre dicha Ley, Femat Bañuelos dijo: “Compañeros, cómo quieren que les compremos una Ley que es una simulación, todas las buenas intenciones de esta Ley terminan con la disponibilidad financiera de hacienda. Ahora resulta que es hacienda quien realmente está legislando, porque puede tener las mejores intenciones, pero con ese candado esta Ley no tiene futuro”.

Para finalizar, agregó, “no estamos en contra de las instituciones privadas y de la inversión en las instituciones, lo único que reclamamos es que la rectoría del proyecto de educación tiene que ser del Estado. Esta Ley no nos dice nada, el presupuesto que hoy les dan a universidades como la de Zacatecas, la de Guerrero y Sinaloa es insuficiente. Por dar un ejemplo, la universidad de Zacatecas nos da un promedio por alumno de 131 pesos por alumno por día, ¿eso les merecen los jóvenes?… ¿Y saben cuánto gastamos los zacatecanos de los impuestos por mantener reos en el CERESO? Más de 300 pesos al día. Esta Ley no nos dice nada, por eso necesitamos una Ley que nos permita abrir más escuelas para cerrar cárceles, pero cómo si estamos con los valores del neoliberalismo, del egoísmo, la falta de solidaridad, de cooperación».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *